EL CASO BALENCIAGA Y LO AMARGO DE LA MODA.

 

No es la primera vez que vemos a Balenciaga en una polémica. Pero esta vez parece ser peor que todas las anteriores, pues la noticia ha rondado desde las redes sociales hasta Fox News; y es que la gente ya está cansada de tanta moda vacía, y tantos escándalos de abuso y explotación infantil. 

La presión social ha tocado a personas como Kim Kardashian, por ser embajadora de Balenciaga, hasta la misma Salma Hayek, ¿Por qué? Por ser la esposa del presidente de Kering Group, la empresa que abarca un conglomerado de marcas de moda entre las que está Balenciaga

En los últimos días, Balenciaga ha sido criticada por el hecho de usar niños pequeños en su última campaña, donde aparecen también bolsos de mano, y osos de peluche que tenían ropa de bondage, como camisas de red, arneses y collares con tachuelas. El ambiente, los simbolismos y los objetos de las fotos de la campaña, parecen ocultar algo, o, por el contrario, quizás comunicar una verdad.

La industria de la moda tiene dos caras, la cara amable, marca tendencias positivas en la sociedad, puede promover el consumo responsable, promover marcas sostenibles con el medio ambiente, define el futuro textil y puede reflejar realidades sociales e incluso darle oportunidades a personas que son la cara de muchas regiones olvidadas en el mundo. Por otro lado, está la cara más amarga; estando involucrado en la industria de la moda, me he dado cuenta de que es más común de lo que parece, y parece haber un patrón negativo, lo que se oculta detrás de muchas fotos y pasarelas, son fotógrafos famosos vinculados en casos de abuso, chantajes, pasarelas donde los modelos no han podido hacer una pausa para comer en todo el día, jornadas extendidas, pagos atrasados o nulos, estereotipos forzados y mujeres que entran en depresión y anorexia por tener que cuidar sus medidas exactas para cumplir los contratos y estándares que exigen algunas agencias de modelos. Eso sin también contemplar tantos casos de agencias ficticias y brokers (agentes de modelos que te representan ante los clientes y marcas que quieren hacer fotos contigo) que muchas veces terminan siendo fachadas para trata de personas.

Sin irnos muy lejos, Jazz Egger, una joven supermodelo austriaca, ya ha hecho públicas las ofertas que le llegan de parte de la red de prostitución que se esconde en las altas esferas de la moda. En su carrera, le han ofrecido grandes sumas de dinero a cambio de favores sexuales o con la promesa de darle trabajo con grandes marcas. Y es que sí, es algo que muy pocos saben, porque esto se mantiene oculto, y pocas personas del gremio llegan a saberlo, pero hay un catálogo muy exclusivo en el que están muchas modelos famosas, este catálogo se ofrece a personas adineradas y poderosas. Estas agencias de prostitución, se camuflan con agencias grandes, donde se infiltran personas que les ofrecen más de un millón de euros por pasar la noche con algunos “clientes”.

Foto de modelo Jazz Egger

 

Ahora que ya sabemos lo bueno y lo malo de la industria de la moda, cómo es que una foto que pasa por cientos de personas para ser aprobada y salir al aire tiene un tinte tan “perverso”. ¿Cómo es que es una campaña navideña y no tiene nada de navidad? ¿No se dieron cuenta de cada elemento, o fue a propósito? A día de hoy, la marca se ha disculpado, pero no ha asumido la culpa. Aún nos falta saber ¿De quién fue la idea de tomarle foto a niños cargando peluches con vestimenta de bondage que invoca el morbo y la esclavitud sexual. Y lo que es peor aún poner una cinta crimen que diga BAAL-ENCIAGA, sabiendo que Baal y Moloch son asociados al antiguo sacrificio de niños y bebés. Adicionalmente, en una de las fotos vemos un planeta tierra dibujado, justo en África, coincidencialmente, en Cartago que una vez fue una antigua ciudad del norte de África, conocida por sacrificios de niños como parte del culto de Baal Hammón. También uan vela, relacionada siempre con misticismo o paganismo.

 

 

 

De izquierda a derecha: Peluche con vestimenta de exclavitud sexual, Mapa señalando África, cinta de escena criminal BAAL-enciaga, Zapatos con forma simil de monstruo posiblemente asociados a instituciones con vínculos de pedofilia, Hoddie similar a vestimentas de oscurantismo (también usado por Kim Kardashian en algunos eventos) y dibujos de un personaje con cuernos.

Entre las cosas más pesadas del asunto, hace varios años ronda un vídeo llamado “Macaulay Culkin expone a los hombres de zapatos rojos” (Mira el video aquí), un video que ha generado opiniones divididas por su veracidad, sin embargo comunidades de Quora y Reddit han generado la teoría de conspiración que involucra a Tony Podesta un hombre muy adinerado y con influencias políticas en Washington. Donde los conspiranóicos insinuan que estos zapatos rojos son hechos son piel de personas reales. 

 

 

 

 

https://www.quora.com/What-is-the-conspiracy-about-red-shoes

Y bueno, estos zapatos también los hemos visto en una institución donde frecuentemente hay noticias de abusos a niños por parte de otros hombres. 

 

 

Si analizamos la cinta de escena del crimen que una vez usaron para vestir a Kim Kardashian, vemos que esta no tiene doble a “Baalenciaga” que se usó en la foto del niño, sino que aquí si aparece bien escrito, tal como la marca es originalmente “Balenciaga”, esto deja claro que esto es orquestado. (Esto lo descubrí mientras escribía el artículo lo cual refuerza la hipótesis que la fotografía sí buscaba transmitir un mensaje fuerte)

 

 

Por si fuera poco, muchos internautas descubrieron algo que hace más oscuro el asunto, y es que al poner de latín a español en el traductor, la palabra “Baal enci aga” traduce “Baal es el rey”.

 

 

Imagen 1: Estatua de Baal donde se hacían sacrificios.

Imagen 2: Una de las representaciones de Baal devorando a un bebé.

Ahora las preguntas se tornan peor, ¿Quieren comunicar una problemática de la industria? ó ¿Quieren enviar un mensaje a favor de los grupos poderosos que fomentan el abuso infantil? 

 

 

 

 

Aunque si echamos un vistazo esto de usar niños o representarlos con bebés de plástico viene de tiempo atrás, pero hasta ahora estalló la polémica.  

 

 

También Lotta Volkova, quien trabajó junto a la directora creativa de Balenciaga, Demna Gvasalia, en la marca. Pero ahora Volkova, convirtió su instagram privado después de que algunos tuits que criticaran sus publicaciones en Instagram por tener un tizne extravagantemente “oscuro” que se hizo viral con la polémica. Sin embargo ella trabajó hasta el 2018 con la marca, y no hasta el día de hoy como varias fake news lo ha divulgado.

 

 

Pero el asunto parece ser más grave, y muestra lo segmentada que está la sociedad, como dice el dicho: “Divide y vencerás” porque para nadie es un secreto que Norte América se volvió la cuna de la “Cancel Culture”, y es esa tendencia perjudicial para la sociedad que consiste en cancelar, boicotear y opacar a una persona, marca, o movimiento. Básicamente si tu opinión está en contra a la que un sector quiere escuchar, te expulsan de todos los círculos sociales y profesionales, ya sea en línea en las redes sociales, en clubes, en grupos, en instituciones bancarias y financieras. La sensación es la misma como cuando tus amigos y familiares se enteraban que habías tenido Covid y te excluían de todo.

Y aquí viene lo interesante del asunto, artistas que por mucho tiempo han participado directa o indirectamente en esta cultura de cancelación, hoy están en el ojo de la aguja con la que se ha tejido balenciaga como una marca luxury. Entonces es allí donde la gente se pregunta ¿Hay personas y marcas dignas de ser canceladas y otras no? o ¿Pertenecer a un grupo selecto, partido político, movimiento o club te hace inmune a la cancel culture?

La respuesta debería ser que no. Todo lo que esté mal debería ser cancelado, sin importar si es de un bando político u otro, de un grupo social u otro. Si es malo, hay que cancelarlo.

Sin embargo, influencers mundiales como Kim Kardashan hoy son fuertemente criticados, por actuar de manera “Tibia” ante un asunto tan grave como lo es la explotación y abuso infantil. Pues dijo que estaba “disgustada” y que iba a “evaluar su relación con Balenciaga.” Pero que primero quería escuchar lo que tenían para decir. Y a día de hoy, no ha cortado relaciones con la marca.

Aunque muchos otros influencers sí han reaccionado quemando y dañando sus artículos de Balenciaga.

 

https://twitter.com/Ant52529536Jose/status/1598348841895559168

 

Por otro lado, las últimas respuestas de Balenciaga tampoco han ayudado mucho a la marca, en su perfil de Instagram donde ocultaron todas las fotos, publicaron una carta escrita por el CEO donde mencionan que aportarán fondos a organizaciones que protegen a los niños, pero que ya no demandaran a la productora encargada de las fotos.

Inclusive, el Director Creativo de Balenciaga, Demna declaró que “A pesar de que muchas veces le gustaría provocar mensajes a través de su trabajo, nunca tendría la intención de hacer eso con un tema tan terrible como el abuso infantil, que también condeno”. A pesar de esto se disculpó  por la campaña publicitaria con niñas y accesorios sadomasoquistas, reconociendo que «Era inapropiado que niños promocionaran objetos que no tenían nada que ver con ellos».

Por otro lado, el fotógrafo de las polémicas fotos, Gabriele Galimberti, en un comunicado de su Instagram, ha dicho que no tuvo que ver con la producción y uso de elementos, sino que simplemente le contrataron por el estilo fotográfico que tenía y simplemente capturó las fotos sin pensar en el problema que enfrentaría. Acción que otros fotógrafos le han criticado, pues no entienden cómo aceptaría tomar una fotografía donde saliesen niños en una cama sosteniendo  osos de peluche vestidos de esclavos sexuales.

 

 

En esta foto vemos a una chica, en una oficina común, sin embargo, más a detalle, un libro de Michael Borremann, un artista que quizá no tenga nada que ver, pero que en sus obras vemos elementos también relacionados con las fotografías de la marca que tienen cierto “oscurantismo”.

 

Obras del artista Michael Borremann.

Otras fotos incluyen documentos que  muestran una noticia «Metro Management Service», en referencia a miles de niños que han desaparecido en Washington DC, y también un caso judicial que trataba casos de abuso a niños.

Sabiendo todo esto, debemos cuestionarnos a nosotros y sugerirle a los famosos para que pensemos todos dos veces antes de promover, comprar y anhelar marcas como Gucci, Yves Saint Laurent, Sergio Rossi, Boucheron, Bottega Veneta, Alexander McQueen, Stella McCartney, Brioni, Girard-Perregaux. Porque todas son parte del grupo Kering al que pertenece Balenciaga, ¿o Baalenciaga?.

 

__________________________________________________________________

Escrito por Julian Gonzi, Director de Arte en Razorfish para Stellantis North America

instagram.com/juliangonzi

https://www.linkedin.com/in/juliangonzi/

 

 

Soporte RP

Soporte RP

Deja un comentario

POST RELACIONADOS